Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipi Suspend isse ultrices hendrerit nunc vitae vel a sodales. Ac lectus vel risus suscipit venenatis.

Amazing home presentations Creating and building brands

Projects Gallery

Blog

Homenaje a los pioneros de la Feria

 

En 1977, la Feria del Libro Antiguo de Barcelona había celebrado ya 26 ediciones. Fue en aquel momento intenso de cambio político y cultural cuando los libreros catalanes Julio Alonso Muñoz y José Sardá se plantearon extender esta iniciativa gremial a otras ciudades de España.

En Sevilla, contaron con la intermediación local de Abelardo Linares de la Librería Renacimiento y, en las primeras gestiones con los representantes de un Ayuntamiento todavía predemocrático, participaron otros libreros, como José Velasco de Beta, Ramón Urbano de Granada y Carmelo Blázquez de Madrid.

Aquella idea de organizar una Feria para exponer y difundir el libro antiguo, viejo o de lance se hizo realidad el 13 de noviembre de 1978, con la inauguración de la que entonces se llamó Feria del Libro de Ocasión Antiguo y Moderno.

26 librerías de toda España acudieron a la convocatoria en la Plaza Nueva. Cinco de ellas eran sevillanas: Sebastián Rodríguez, Beta, Buril, Renacimiento y Ritmo. El cartel fue obra del pintor Joaquín Sáenz, mientras que el Pregón corrió a cargo del escritor Manuel Barrios, quien resaltó:

“Nada tiene, para autores y lectores, más calor humano que ese libro viejo, que no se llama de ocasión porque su precio sea más asequible que el originario, sino porque el encuentro con él puede depender de una ocasión a menudo sorprendente”

 

Los periódicos de la época archivados en la Hemeroteca de Sevilla reflejan que la acogida del público fue muy buena, aunque en Sevilla no existía un gran mercado de libros. Las ventas estimadas rondaron los seis millones de pesetas.

Además, la autonomía andaluza despertó un gran interés del público por el tema local y de Andalucía, y desde sus primeras ediciones la Feria contribuyó a nutrir la entonces raquítica infraestructura bibliotecaria de la ciudad, con la donación de ejemplares a las bibliotecas vecinales de los barrios.

Por sus gestiones en las labores fundacionales y por su apoyo constante a la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Sevilla, esta mañana los libreros de viejo han querido rendirle un homenaje a Rosa Sardá y a la Librería Renacimiento. El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, les ha hecho entrega de un obsequio.

Igualmente, a Milagrosa Díaz, presidenta de la Asociación de Amigos del Libro Antiguo de Sevilla desde 2007, se le ha reconocido el esfuerzo en la estabilidad y modernización de un evento fuertemente arraigado en el otoño cultural sevillano.

La librera catalana Rosa Sardá es hija y nieta de libreros. Mientras que su abuelo tenía una editorial y una imprenta en Reus, la continuidad del negocio con su hijo asegura, de momento, la 4ª generación de libreros y facilita la adaptación digital.

Rosa no ha faltado ni un solo año a su cita con Sevilla. “Tengo clientes desde hace un montón de años que siempre vienen a verme. He visto cómo la ciudad ha ido transformándose y cómo las librerías de las casetas se han ido renovando pero hay una cosa que no ha variado mucho”, asegura.

En los setenta y ochenta había generaciones de jóvenes que compraban libros a su alcance y hoy seguimos teniendo jóvenes que no tienen gran poder adquisitivo pero que vienen a comprar papel. Vienen a comprar el libro impreso. Siempre digo lo mismo. Mientras haya jóvenes que compren libros, hay una esperanza”

 

Poeta, editor y bibliófilo, Abelardo Linares es, con Renacimiento, la gran referencia sevillana en librerías de viejo. Fundada en 1974 en el Barrio de Santa Cruz, está especializada en literatura española e hispanoamericana y en primeras ediciones de las generaciones del 98 y del 27.

Conocido como el ‘hombre del millón de volúmenes’ tras la compra de 1995 de la librería neoyorkina de Eliseo Torres, hoy su librería se encuentra en una nave industrial y basa su modelo de negocio en Internet.

Además, actualmente hay un proyecto del Ayuntamiento de Sevilla para adquirir una parte de su Biblioteca histórica, con la que dotar de contenido a la futura Casa natal de Luis Cernuda.

Este homenaje ha coincidido con el ecuador de la 40ª edición de la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Sevilla, que se desarrollará hasta el 10 de diciembre. Por el momento, el balance es muy positivo ya que se están uniendo dos circunstancias que en los últimos años se habían resistido: buenas condiciones meteorológicas -a excepción de estos días- y buenas ventas.

No hay comentarios

Responder

Este sitio web utiliza cookies, si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies