Bibliofilia

El deseo textual. Obsesiones de un bibliofilow-cost

Soy de los que piensan que para ser bibliófilo hay que ser o rico por la cuna o rico por la cama, pero en cualquier caso con posibles y posibilidades. Por eso nunca podría ser realmente un bibliófilo, aunque sí un bibliófilo low-cost; es decir,...

Encuesta a buscadores de libros (2ª parte)

Las razones de un bibliófilo no se parecen a las de otro. Esta es la segunda parte de una encuesta realizada a una serie de buscadores de libros, no necesariamente vinculados con el sector del libro o la cultura, que busca indagar en sus diferentes...

Encuesta a buscadores de libros

A veces tengo esta pesadilla: el Ministerio de Sanidad ha catalogado la búsqueda de libros como enfermedad rara y hay unos doctores que estudian cómo librarnos de esa adicción destructora y me veo acudiendo a una reunión de bibliómanos anónimos: “Hola, soy Mauricio y llevo...

Dónde está la gracia (2ª parte)

El vicio de buscar libros, en mi caso, yo creo que empezó de veras con Cansinos, aunque antes ya coleccionaba periódicos -no sólo los que yo me inventaba- sino cualquiera que se me pusiera al alcance. Había un gran kiosco en Jerez, el del Villamarta,...

Dónde está la gracia

Lo dice Juan Manuel Bonet en algún fragmento de La Ronda de los Días: en lo que respecta al vicio o al deporte de buscar libros viejos, resulta imposible explicarle dónde está la gracia a quien no comparta la afición y en cuanto a quien...

Este sitio web utiliza cookies, si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies